.. ¿Cuál es el Uso Correcto de las MASCARILLAS QUIRÚRGICAS?

Si en estos tiempos de coronavirus te has preguntado esto alguna vez, seguramente es porque has visto gente que la lleva de una u otra manera, es decir, del lado azul o el lado blanco. Lo cierto es que si tienes una y estás listo para usarla, te recomiendo que leas esto antes de salir a la calle:

La Consejería de Salud de la Región de Murcia explica que las mascarillas quirúrgicas son sólo de un uso y no se pueden reciclar porque al ser de celulosa no permiten ser lavadas. En este sentido, el doctor Lorenzo Armenteros, portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), explica que “en ningún caso las caras de las mascarillas deben invertirse.

“Las mascarillas quirúrgicas solo protegen de dentro hacia fuera. Esto se debe a su diseño de triple capa: la exterior, en verde o azul, es una capa repelente de fluidos, aunque de escaso efecto; la central, de celulosa más compacta, es una barrera, un pequeño filtro contra las bacterias; por último, la capa interna o blanca es la que absorbe las sustancias”, prosigue el doctor Armenteros, que añade que “la forma correcta de colocarlas es: la parte coloreada, verde o azul, hacia el exterior y la blanca hacia el interior“.

“Colocar la capa repelente de fluidos dentro y la absorbente para fuera no tiene ningún sentido”, sentencia el portavoz de la SEMG. Tampoco protege de agentes externos: “estas mascarillas no tienen filtros de micropartículas que impidan la circulación del virus de fuera hacia dentro, una protección que solo tienen las mascarillas filtrantes FFP2 o FFP3, por lo que carecen de ese efecto, por más que nos las coloquemos del revés”.

“Es más”, continua el médico: “ponerse una quirúrgica al revés puede ser contraproducente: la capa absorbente puede absorber incluso las gotitas con virus presentes en el ambiente. Además, las costuras no se ajustarían bien a la cara, y dejaríamos un hueco mayor”.

Tampoco es eficaz ponerse dos mascarillas quirúrgicas

Preguntado sobre si sirve de algo ponerse dos mascarillas quirúrgicas, una sobre la otra, Armenteros responde que no: “por más que pongamos una sobre otra, nunca se van a convertir en una mascarilla filtrante, FFP2 o FFP3; sencillamente, tendremos puestas más mascarillas, pero el efecto barrera será siempre de dentro hacia fuera: evitarán que las gotitas con virus salgan pero siguen sin proteger del ambiente, porque carecen del filtro que evita la absorción de microorganismos de fuera hacia dentro”.

Tampoco funciona ponerse una del derecho y la otra del revés, tal como se aconseja en el mensaje de whatsapp que nos refiere José Miguel: “no hay ningún análisis técnico ni conocimiento que justifique el hecho de que utilizar dos mascarillas quirúrgicas, o una mascarilla quirúrgica del revés (con la capa coloreada hacia dentro), proteja del ambiente; al carecer de filtro de protección de fuera hacia dentro, es imposible que cumplan esa labor”.

No obstante finalmente el doctor Armenteros expone una excepción: “puesto que las mascarillas FFP2 o FFP3 no se deben utilizar más de cinco días, sí podemos (y así se está haciendo en muchos centros sanitarios), colocar una quirúrgica encima de una mascarilla filtrante FFP2 o FFP3. De este modo, alargamos un poco la vida útil de la parte externa de la mascarilla con filtro, y protegerá del ambiente durante más tiempo”. Eso sí, la mascarilla quirúrgica hay que tirarla después de cada uso, ya que no son reutilizables.